20 Flores de Interiores y sus cuidados

Hoy te traemos una lista de 20 plantas de interior y sus cuidados básicos para ayudarte a que tus plantas luzcan brillantes, vivas y hermosas dentro de tu hogar.

Muchas veces nos sentimos atraídos por algunas plantas  y nos convencemos  de que son justo lo que necesitamos para decorar y ambientar nuestro hogar u oficina, pero con el paso del tiempo las plantas se vuelven todo un desastre, una carga que no sabemos afrontar y las desechamos o dejamos morir por no saber cómo tratarlas.

¿Te ha sucedido que compras una flor y a los días ya no sabes qué hacer con ésta? ¡A muchos sí! Sobretodo hoy día en que está muy de moda decorar nuestro hogar con plantas y flores de interiores para darle un toque distintivo, minimalista y chic a nuestra casa.

Es necesario que antes de comprar o cultivar plantas seas capaz de determinar si éstas son de interiores o exteriores, porque sus cuidados van a variar notablemente.

Vriesea

vriesea carinata

Es una planta con flor de la familia de las Bromeliaceae, también conocida en algunos lugares como ‘pluma de indio’, fácilmente adaptable a distintos tipos de clima, aunque en general es ideal para climas cálidos o templados.

La Vriesea contiene una flor con forma cilíndrica, similar a una pluma, amarillenta con tonos naranjas y rojizos.

Por ser una flor de interior se mantiene viva con poca luz; evita dejarla expuesta directamente al sol durante todo un día, porque probablemente sus hojas se quemarían y ésta morirá lentamente; sólo necesitará una hora diaria para recibir los rayos del sol.

La Vriesea requiere poca agua; no debes saturar la maceta. Riégala únicamente cuando la tierra luzca seca.

En cuanto a su abonado, abónala durante la temporada de verano para  fortalecerla; no es conveniente hacerlo en invierno debido a que las altas temperaturas podrían afectar su follaje y causar pudrición.

Si tú mismo quieres sembrarla o reproducirla sólo vas a necesitar algunos retoños de Vriesea de por lo menos 15 cm y colocar las raíces muy bien enterradas en una maceta con abono, preferiblemente, biológico.

Esta planta florece una sola vez, por lo que es necesario que aproveches sus retoños para garantizar su reproducción.

Bambú de la suerte

Bambú de la suerte

Es una dracaena de la familia de las ruscáceas, más que un típico bambú; las dracaenas suelen utilizarse en los interiores de los hogares, ya que necesitan poca luz para mantenerse; son una especie de arbusto.

El Bambú de la Suerte es una de las plantas de interiores más populares y exuberantes, pues su color verde y su imponente apariencia logran transmitir frescura y elegancia, a la vez, a tus espacios.

Existen varios tipos de esta flor, desde tallos rectos y simples, hasta otros curvos y más atractivos que algunos amantes de la cultura Zen le asocian a la suerte.

Este bambú no necesita mucha luz, pero sí estar en espacios interiores bien iluminados.

En el riego, para que se conserve adecuadamente, es necesario que sólo sus raíces estén bien sumergidas en agua, que ésta no contenga flúor o sal y se reemplace aproximadamente cada diez días.

El Bambú de la Suerte puede ser colocado en macetas de colores o en recipientes de vidrio; si quisieras tenerlo en algún recipiente con tierra, su tallo debe estar cubierto unos 5 cm con  abono bien enriquecido y en una maceta que contenga orificios para que el agua drene.

Tronco del Brasil

Tronco del Brasil

Es un arbusto tropical, llamado Dracaena fragrans. Aunque comunmente en jardinería se le conoce con el nombre de Tronco del Brasil.

Es otra flor dentro de las dracaenas muy adaptable para los espacios interiores y una de las más usadas en las decoraciones modernas.

El Tronco de Brasil consta de un tallo en tono marrón con textura, proveniente de los anillos de la planta; por ser solo un tallo con verdes y brillantes hojas, posee pocas raíces y la saturación de agua podría hacer que esta planta muera con facilidad; de allí que se considera una flor de cuidados delicados. Puede decirse, entonces, que el mayor cuidado que requiere esta flor es su riego.

Para regarla adecuadamente, debes percatarte de que la tierra ya esté seca para poder agregar más agua y evitar que el tallo se asfixie.

Si notas que algunas hojas se están cayendo es porque la tierra está muy seca y si las hojas han disminuido su brillo característico, es porque la planta tiene exceso de agua.  En el invierno suele regarse como máximo una vez por semana.

Otros de sus cuidados básicos es que la flor necesita que sus hojas sean rociadas con agua, lo que mejorará su respiración, y que aquellas hojas secas sean cortadas con tijeras.

La flor se adapta a cualquier lugar de tu hogar, sin importar si este sea luminoso.

Orquídeas

orquideas

Las orquídeas son de las flores más preciadas para decorar interiores, aunque también se adaptan a ambientes exteriores; por poseer una muy amplia variedad de especies e híbridos, podrás escoger entre muchos colores y distintas formas de éstas.

Además, sus cuidados son muy fáciles y simples a pesar de que esta flor es un poco frágil.

Debes colocarla en un lugar fresco, con luz pero sin que el sol le llegue directamente, tal vez cerca de la ventana. Durante su floración la exposición directa al sol y el exceso de riego causarán su muerte rápidamente.

Se dice que, en general, entre los 17° y 23° C está la temperatura ideal para que las orquídeas se mantengan de forma adecuada.

El humedecer las raíces de la orquídea, una vez cada semana, hará que ésta se oxigene con mayor facilidad; si observas tonos rojos en sus hojas es porque han recibido exceso de luz y si, por el contrario, son de un verde muy oscuro, es que necesitan un poco más de sol.

Para trasplantarlas puedes adquirir un abono ligero que seguramente encontrarás en los viveros y es especial para las orquídeas y no utilices una maceta muy profunda.

Conoce los diferentes tipos de orquídeas, aquí.

Espatifilo o Cuna de Moisés

Espatifilo

El Espatifilo es una planta herbácea (de tallo verde, no leñoso) que decora los interiores de muchos hogares; sus verdes y brillantes hojas junto a sus hermosos pétalos blancos que cubren las espigas florales llaman la atención de cualquier interior luminoso donde éstas son alojadas. También se les llama ‘Cuna de Moisés’ o ‘Cuna de Belén’.

Esta flor necesita poca luz para vivir, pero es ideal colocarlas en lugares donde la luz se infiltre para mejorar su floración.

La poca agua o saturación de ésta causarán su muerte, así que riégalas unas dos veces a la semana en época de verano; en las demás épocas sólo requerirá que le eches agua una vez cada dos semanas.

Esta flor crece rápidamente, así que deberás trasplantarla o cambiarla de maceta una vez al año.

En cuanto a plagas, es presa ideal del Phytophthora parasítica, un hongo común en los espatofilos producido debido al exceso de agua en la planta; otros invasores que debes considerar y evitar son los ácaros.

Por último, considera que los olores de las flores de los espatofilos algunas veces son irritables y originan alergias, por lo que algunos niños y mascotas pueden llegar a sufrir efectos negativos al contacto directo y permanente con esta flor.

Violeta africana

Violetas africanas

Su nombre científico es Saintpaulia.

Es una planta de vívidos colores y que florece todo el año; hay distintas variedades de Violeta Africana para que escojas el color que más se adecúe a la decoración del espacio en el que te quieres enfocar.

Podrás hallarlas en rojo, blanco, azul, rosa y, por supuesto, en color violeta. Es una de las favoritas para interiores debido a que no tiene gran tamaño pero su color las hace llamativas y divertidas.

Por ser originaria del este del continente africano no resiste temperaturas menores a 10° C. Necesitan recibir la luz del sol, pero no directamente y son frágiles ante grandes flujos de aire.

La humedad excesiva es perjudicial para la flor, así como el exceso de riego, lo que afecta negativamente sus muy verdes y aterciopeladas hojas, causando pudrición.

Sólo se riegan diariamente durante el verano. Sus hojas pueden ser limpiadas delicadamente con un paño o alguna brocha de cerdas blandas. Cuando observes que su follaje se ha multiplicado sobremanera, debes reemplazar su maseta.

Las plagas más comunes que podrían invadirla dentro de tu casa son los hongos, por exceso de agua, los pulgones y las cochinillas, por falta de humedad, que absorben la savia de la planta.

Crotón

Crotón

Es una flor de interior que se asemeja a un pequeño arbusto de hojas pecioladas y coloridas, en tonos amarillentos, verdes, rojos y naranjas a lo largo de las nervaduras de éstas.

El Crotón es oriundo de la Polinesia, Australia y Malasia y es una de las flores que más se utilizan en la actualidad para decorar interiores, pues su tonalidad resalta entre los diseños minimalistas de blanco y negro que se están llevando ahora.

Esta planta necesita estar en un lugar luminoso, pero sin ser expuesta directamente a los rayos del sol, por lo que casi siempre adorna las ventanas de los hogares.

La pequeña incidencia de sol que allí recibe será fundamental para mantener el colorido de sus hojas, lo cual es su principal atracción; no se recomienda ubicar esta flor en lugares muy oscuro, pues sus hojas comenzarán a caerse y la planta perderá su vigor.

En cuanto al crecimiento, este es adecuado entre temperaturas de 15° y 27°C. En el riego, sólo debe ser regada cada tres días, pero sin exceder la cantidad de agua; en época de invierno se aconseja regarla con agua un poco tibia pero sólo una vez por semana.

Sansevieria

Sansevieria

Planta de interior, herbácea, perenne y muy resistente. También se le conoce como ‘Lengua de Suegra’ y ‘Espada de San Jorge’.

Esta flor de interior es una de las más utilizadas, sobre todo en aquellos espacios donde las habitaciones son calientes y poseen poca luz; de allí su alta resistencia en cuanto a la humedad.

A diferencia de otras flores de interiores, la Sanseviera no requiere ser pulverizada sino que se desarrolla bien en un ambiente seco.

Durante todo el año ella conserva el mismo aspecto, alargadas hojas verdes con líneas amarillas de crecimiento siempre vertical.

En el fondo de la maceta o recipiente de la Saneviera se recomienda colocar un colchón de grava o arena recubierto, a su vez, de arena de río. Esto evitará los estancamientos de agua.

Se regará según las estaciones del año, pero en general, una vez durante el invierno y cada dos semanas en verano y primavera. En otoño es recomendable regarla cada 22 días.

Si las hojas se observan demasiado pálidas, lleva la planta a un sitio con un poco más de luz; si se están cayendo, deja de utilizar abono y si lucen secas o marchitas, entonces sumérgelas en agua durante varios minutos en repetidas ocasiones.

Anturio

Anturio

Una de las plantas herbáceas más comunes para decorar espacios interiores; los Anturios poseen hermosas flores, con forma de corazón, en tonalidades, rojas, blancas, verde y rosada. Hacen que los interiores luzcan más elegantes y vivos.

Por ser plantas de origen tropical no necesitarán cuidados mayores, sino algunas consideraciones en cuanto a clima, riego y humedad.

El clima adecuado para mantenerlos brillantes y relucientes oscila entre un clima cálido-húmedo, en un rango de 12° y 25°C.

El que la planta esté expuesta a un clima muy frío hará que la floración de la misma disminuya y que sus hojas estén resecas y se caigan.

Los anturios se adaptan a lugares de poca luz; si el lugar donde deseas tenerlos es muy luminoso, encárgate de poder disipar un poco la luz.

Para ayudarla en cuanto a la humedad, puedes rociar a diario esta flor y regarla una vez a la semana durante la época de invierno; en las demás estaciones, deberás hacerlo entre dos y tres veces por semana.

Si se presentan problemas de escaza floración, cambia la planta de la maceta y renueva su abono; cuando ya las raíces no quepan más en el recipiente, también deberás buscar uno nuevo.

Ficus Lyrata

ficus lyrata

También llamado Ficus Pandurata, está dentro de las flores de interiores más imponentes y comunes debido a sus grandes y verdes hojas que durante todo el año permanecen vivas y abundantes.

El Ficus Lyrata debe su nombre gracias a que algunos aseguran a que su forma se asemeja al instrumento musical conocido como lira;  es una especie africana muy duradera y también resistente, ideal para aquellos lugares donde los rayos del sol no inciden de forma directa.

Esta planta debe protegerse de corrientes de aire bruscas y continuas, así como de temperaturas muy heladas. Es perfecta para climas cálidos y tropicales.

La cantidad de agua que necesitas darle semanalmente se reduce a un solo riego durante el invierno y unas tres veces en el verano.

Se recomienda que las macetas donde se siembren sean de barro, lo que beneficiará la evaporación, evitando así la saturación de agua en la planta.

Una de las ventajas que más se agradece del Ficus Lyrata, y que la hace una de las plantas de interiores más provechosas, es que es resistente a  plagas o enfermedades comunes que pueden aparecer en las plantas utilizadas para ambientar los interiores de nuestros hogares.

Bonsái de interior: bonsái de ficus

Bonsai de Ficus

Los bonsáis son plantas muy hermosas para mantener dentro de los espacios favoritos del hogar u oficina, pero, lo que poca gente sabe, es que no todos los bonsáis son flores de interiores.

Las especies que sí se adecúan a este tipo de ambientes son: Murraya paniculata, Carmona microphylla, y los comunes Ficus retusa, nerifolia, benjamina y panda.

Los bonsáis de origen tropical, como el bonsái de ficus, son los que más se utilizan para interiores, pues no estarán expuestos a grandes cambios de temperatura dentro de las casas.

Se considera un arte el cuidar y cultivar bonsáis para interiores, pues hay que aplicar muchas técnicas y cuidados para darles hermosas y atractivas formas, así como un tamaño adecuado (miniaturas para macetas) y colores brillantes.

Es recomendable colocar el bonsái en una ventana o en un espacio con tragaluces para que la luz solar pueda llegar a él sin quemar sus hojas al incidir de forma brusca y directa; para ayudarle con la humedad, y evitar desecación, rocíelo con agua todos los días dos o tres veces.

En general, se riega unas dos veces a la semana durante todas las épocas del año; menos en verano cuando debes regarlo cada dos días.

Aspidistra

Aspidistra

La Aspidistra es una planta para interiores y también para aquellos exteriores con poca luz, como algunos jardines; es procedente de algunas regiones de Asia y, en general, es muy común que en algunos países como España, la gente siempre tenga aspidistras decorando ciertas salas de su hogar.

Esta planta perenne, ornamental y de hojas pecioladas tiene su época de floración finalizando el verano, aunque sus flores no son muy notables e imponentes como las de otras plantas.

Al cultivarlas dentro de macetas, éstas logran un tamaño de hasta unos 80 cm y sus hojas siempre lucen un verde intenso muy brillante.

La Aspidistra es tolerante a estar en ambientes opacos o luminosos, que sean frescos y  siempre que la temperatura no sea menor a 13°C o mayor a 17°C. Esto la hace una flor de interiores muy resistente.

No exige mucha agua para mantenerse, pero sí que controles el exceso de esta ya que, junto al sol, es lo que hace que se marchite rápidamente.

Esta flor es una excelente opción para ambientar tu hogar y librarte de algunas sustancias que contaminan el aire (como el benceno o el amoniaco). ¡Así que aprovecha sus beneficios!

Aglaonema commutatum

aglaonema

La Aglaonema commutatum es la especie más común dentro del género de las aglaonemas, originarias del sureste asiático; ésta es una planta con flores de ambientes con escaza luminosidad, lo que la hace adecuada para interiores de oficina, casas, malls, etc.

Sus hojas son grandes y alargadas, de color verde oscuro, muy tupidas, y moteadas de tonos blancos y grisáceos.

La floración sólo se presenta durante el verano y sus flores exhiben un color blanco, un poco verdoso.

Cuando haya mucho calor debes rociarlas hasta tres veces por semana para mantener su humedad; en el riego, es necesario que evites que sus raíces estén saturadas de agua.

Aunque esta flor de interior es considerada como libre de plagas y hongos, algunas veces podrían aparecer ácaros en sus hojas, así que podrías comprar algún insecticida, ecológico, para que la atomices; si el problema lo causa la llamada ‘cochinilla algodonosa’ (chanchitos),  entonces la solución más fácil y económica es limpiar las hojas, por ambos lados, y los tallos con una algodón o paño humedecido con agua y jabón.

Filodendro

Filodendro

Esta planta se está haciendo muy común entre aquellos que buscan decorar interiores con un toque original, pero a su vez llamativo e imponente.

El Filodendro pertenece a la familia de las araceae, y dentro de esta familia las especies más comunes son el selloum, giganteum y el trepador.

Por ser una planta de origen tropical es ideal para interiores, pues sobrevive con poca luz o en lugares donde la temperatura no sufrirá grandes cambios estacionarios.

Sus hojas son de gran tamaño, generalmente  brillantes y de un verde oscuro muy penetrante.

En general, son plantas trepadoras, pero en los interiores no alcanzan las dimensiones que podría lograr en el exterior.

Las trepadoras, de esta familia, son las que más se utilizan dentro de los espacios interiores.

Cuando tengas un filodendro trepador en tu casa, debes fijar algún tronco en ella para brindarle soporte.

Necesita bastante agua y se recomienda que a diario rocíes sus hojas. Lucen muy hermosas en las salas de estar y cerca de las ventanas de algunas cocinas modernas, así que puedes darle un toque fresco y natural a tu cocina con esta planta de origen tropical.

Zamioculca

Zamioculcas zamiifolia

Planta tropical con flores, perenne y de lento crecimiento, que se adecúa perfectamente para cualquier espacio interior; la Zamioculca exhibe un follaje moderado y, algunas veces, abundante, con hojas en tonalidades verde oscura, brillantes y de tallo grueso.

Esta planta almacena buenas cantidades de agua en sus tubérculos, lo que la hace muy resistente para espacios secos.

En cuanto a las plagas, no debes preocuparte, pues también es resistente a éstas; el único problema que debes considerar es la pudrición debido al exceso de agua.

En invierno es de suma importancia la disminución del riego, mientras que en las demás temporadas tienes que tomar previsión de cómo esta absorbe el agua para saber qué tiempo es el indicado entre un riego y otro.

Puedes rociar sus hojas de vez en cuando con agua tibia.

La Zamioculca, o también llamada planta ZZ, es considerada como una planta venenosa, por lo que debes tener mucha moderación en su manipulación, sobre todo si tienes mascotas o niños cerca de ella.

Existe una variedad de ésta llamada ‘Zamicro’ que también puedes comprar si buscas una planta de éstas características, pero de menor tamaño.

Medinilla

medinilla

Algunas veces conocida como Medinilla magnífica, es una planta con flores en racimo originaria de Filipinas que se utiliza para decorar jardines interiores, habitaciones luminosas o algunos balcones cubiertos por cristal; sus flores rosadas están presentes durante varias épocas del año.

Necesita que los rayos de sol, comenzando la mañana, incidan en ella pero sin que lo hagan de forma directa o durante todo el día; así que es bueno colocarlas cerca de las ventanas por varias horas.

Se adapta a temperaturas tropicales, cálidas y donde la humedad sea elevada. Es común rociarlas con agua fría y disminuir la cantidad de agua en el invierno.

Nunca la riegues cuando aún su sustrato está saturado; hazlo cuando este esté seco, aproximadamente cada 8 o 10 días.

Si deseas trasplantarla, lo más óptimo es hacerlo durante la primavera.  El abono que le suministres debe ser rico en potasio para fortalecerla y mantenerla viva y con un follaje saludable.

Los únicos insectos que pueden aparecer en la Medinilla son las orugas y los pulgones, pero lo resolverás al atomizarle algún insecticida suave y ecológico.

Kalanchoe

Kalanchoe blossfeldiana

El Kalanchoe también es llamado Escarlata; es una planta con flores en varios colores, según la variedad que escojas (naranja, blanco, rosa, amarillo, rojo), sus hojas son de un verde oscuro muy brillante, carnosas y que funcionan como reservorio de agua para la planta, lo que la convierte en  una de las flores para interiores más resistentes.

En general, es una planta crasa, por lo que no requerirá de muchos episodios de riego al mes.

Se desarrolla muy bien en ambientes de climas cálidos, con buena iluminación para asegurar su etapa de floración y donde se le garantice una adecuada ventilación, sin que sea expuesta a corrientes de aire constantes y fuertes.

Lo normal en las Kalanchoes es que estén floreadas durante la época de invierno, pero en algunos viveros los cultivadores las maniobran para que estén floreadas durante los doce meses.

Esta planta de interior es muy fácil de cuidar y mantener, no necesita de mucho riego y lo más que debes hacer es cambiarla de maceta, cuando termine su periodo de floración para alargarle la vida, así como evitar exponerla a temperaturas menores a los 10° C.

Afelandra

Afelandra

En algunos lugares llamada anilillo, es una planta ornamental, con un follaje muy denso, que es ideal para interiores.

Su origen está en Brasil, por lo que es fácil mantenerlas en casi cualquier tipo de ambiente.

Se caracterizan por hojas verdes, alargadas, con nervaduras en color blanco y flores en forma de espiga en colores rojo, amarillo o naranja.

Normalmente, decoran lugares bien iluminados y cálidos, con alta humedad y sin que el sol les llegue directamente.

En los cuidados de riego, no debes esperar a que la tierra esté seca por completo, sino cuando esté húmeda puedes volver a regarla.

Referente a la poda, sólo debes retirar las espigas marchitas para que los nuevos retoños aparezcan rápidamente.

Cuando se tienen afelandras en lugares muy secos deberás lidiar con pulgones y cochinillas, sobretodo atacarán los tallos de la planta.

Jade

jade

Si deseas una planta que brinde un toque elegante y minimalista en tus espacios, y que sea de fácil cuidado, entonces un Jade es la mejor opción a considerar.

Cada vez más son más comunes en los hogares y oficinas gracias a que sus hojas siempre están verdes y brillantes, brindando frescura vitalidad.

En la primavera, el Jade está en su mejor época, pues sus flores blancas resaltan con el color verde de sus hojas, aportando un agradable y relajante tono de color a los espacios.

Debes regarla sólo una vez cada semana y no necesitará mucha humedad, pues sus tallos, esponjosos, logran almacenar buenas cantidades de agua.

Entre las enfermedades o plagas que atacan esta planta están las cochinillas algodonosas, el hongo llamado Oídio y el negro anillo, las cuales afectan las hojas y los tallos rápidamente.

Algunas personas prefieren este tipo de planta porque la asocian con propiedades curativas y energías ‘positivas’.

Aloe Vera

aloe

El Aloe Vera, en algunos lugares conocida como sábila, es nuestra última planta de interiores que hemos decidido presentar; se adapta muy bien a cualquier tipo de ambiente, interior o exterior, y cada vez más se utiliza en los hogares debido a que, en macetas pocos profundas, se puede conseguir tamaños adecuados para cada espacio.

Es una buena decisión tener una de estas plantas dentro del hogar ya que oxigena las habitaciones  y es capaz de filtrar y eliminar las toxinas mezcladas en el aire que respiramos.

Aparte de todos su beneficios medicinales (para quemaduras, manchas en el cuerpo o para aliviar síntomas de indigestión, por ejemplo) sólo requiere de poco riego y un buen sustrato, abonado con humus de lombriz y abono orgánico.

20 flores de interiores diversas, coloridas, divertidas y hasta con propiedades curativas, ¿cuáles son las que más se adaptan a ti? Escoge las que puedan agregarle a tus espacios, características únicas y atractivas; y disfruta de un ambiente más fresco, relajado y oxigenado.

¿Te ha sido de utilidad?
(1 Votos, Promedio: 5)

Danos tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *